Lo que bien suena hoy, ¿sonará mañana?

Sábado de rock duro en el Holandés Errante (Der Fliengende Holländer), allá en los solitarios terrenos del Polígono Calonge (Sevilla), cuyo decorado podría servir y no dar el cante para grabar películas de los suburbios de Los Ángeles. El local es la clásica nave a las afueras, una decoración ecológica a la que le gusta parecer un antro pero guardar dentro un poco de arte polvoriento, mobiliario reutilizado y un puñado de buena gente que hace que el local, aparte de tener su encanto, sea un sitio seguro y agradable aunque a cualquier madre que lo vea le daría miedo (ingenuas…). Desde aquí mi agradecimiento a los responsables por dejarme descubrirlo.

Con el evento programado a las 22.00, me la jugué apareciendo a las 22:45H (estaba jugando mi Osasuna, lo admito) sabiendo que podía ser la apuesta más segura para llegar a tiempo y disminuir el coste birrístico de la noche (líquido a 1, 1’50 y 2,50 pavos, dato fundamental a la hora de saber como fue un concierto). Pero me superaron, hasta las 23.25 no apareció el primer grupo, que para mi sorpresa no eran Pinball Wizard como anunciaba el cartel sino 4Sfera. Los sevillanos consiguieron duplicar el público en el transcurso de su SetList, alcanzando el máximo de espectadores de la noche ya al final de su repertorio, con unas 40 personas. El cuarteto hizo entrada con una buena canción instrumental con unos graves quizá demasiado potentes y unos punteos sin fisuras, y siguió con Rincones para hacerme ver que la voz suena mejor en directo que en sus grabaciones, al menos para mi gusto. Tuvieron fases de potencia pura (Para qué?), rabia (Quién se equivoca) y melodía, ganándome con el guiño en forma de versión del Echa a correr de Barricada, y ya al final teniendo más feeling con los asistentes, arrancando palmas y agradeciendo la asistencia a los respetables. En mi opinión, un grupo que dependiendo de como evolucione recordaré aquel concierto de una manera u otra, un grupo que me sorprendió para bien por no hacer nada que no me gustase y porque sonaban bien. Todo depende de ellos.

DSC_0169

Para seguir, hacían acto de presencia los madrileños de Sonus Delay. Con el público echándose el cigarrito en la puerta, iniciaron una Intro bestial, con arreglos electrónicos y unas campanas a lo For Whom The Bell Tols, que continuó con una voz que se oía algo baja. La canción se suaviza para mantenerse y venirse arriba de nuevo al final sacándome el primer Yeah! de la noche. El sonido, muy recomendable para los amantes de bandas como Sôber, es más pesado que en sus grabaciones pero no termina de afinarse hasta La Quimera, aunque sigo pensando que no acaba de hacerles justicia: Una batería con una pinta tremenda, un guitarrista loco (para bien), otro tan frío como fino a las cuerdas, un bajo de dedos rápidos (muy rápidos) en el mástil y una voz tan melódica debería sonar más nítido. A mí me gusta el heavy, y que me retumbe el pecho en los conciertos, pero para un público novato en sus letras elegiría otra táctica. Se les notan las tablas y parece que son tipos que están de buen humor, se agradece. Es su primer bolo en Andalucía y me da a mí que no va a ser el último si continúan con las buenas maneras y la implicación que demostraron. He aquí uno que ya tiene sus discos bajados, disponibles de forma gratuita en su web, así que les dedico un “Olé tus cojones” a estos tíos, que saben que el negocio está en el directo y no en cobrarle a la peña 20 eurazos por un disco (extensible también a 4Sfera), ese es el camino.

Cuando ya enfilaba la puerta pensando que Pinball Wizard se había caído del cartel al no actuar en primer lugar, me frené en la puerta para llevarme un Zas! En toda la boca de estos jóvenes sevillanos. Lo que parecía postureo y estar más pendiente de la foto que de lo importante, se tornó en caña, buen sonido y versatilidad. Un detalle que me encantó fue que empezaron sin esperar a nadie, lanzando un mensaje amenazante: “Vamos a dar caña, a tocar muy rápido y bien y más te vale acercarte para escucharnos”, parecían avisarnos. Si estuviera detrás de su escenario, les aconsejaría ser menos extravagantes en sus poses, pero como estaba debajo digo que el día que les graben un DVD o toquen ante 1000 personas harán con su público lo que quieran. A destacar, además de lo anterior, las baquetas. Al fondo a la batería había un tipo alto con gorra dando mazazos con muy buen gusto y que llegó a lucirse sin cometer fallos.

Llegados al final, fue en resumen una noche de Rock/Heavy. No pasará a los anales de la historia pero tampoco fue una noche más. Una noche de rock nunca lo es. Me estrené como corresponsal para Próximo Escenario (deseadme suerte), descubrí a tres grupos dignos de colonizar mi mp3 y redescubrí cuanto me gusta el mundillo de la música. De mi música.

//

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: