Sin entradas para ir… a los años 20

El primer festival Sevilla Swing consiguió colgar el cartel de “no hay entradas” en una primera edición que trasladó el sevillano Teatro Alameda a los años 20. Música, ambiente y tipos del pasado para un festival donde el carmín rojo es uno de los invitados imprescindibles.

La noche comenzó bien en el festival Sevilla Swing, con tan solo poner un pie en la taquilla del Teatro Alameda y levantar la vista, un cartel nos avisaba: “Entradas agotadas”, y al segundo paso un photocall donde podíamos disfrazarnos con ropa de los años 20 y 30. Obviamente todos nos hicimos la correspondientes foto con aires de otro tiempo. Pero vamos a lo que vamos, a tomar asiento… Sí, a tomar asiento, y es que estamos en un teatro pero eso no será un impedimento para que nos levantemos y bailemos.

Los primeros en tocar fueron Van Moustache, que con tan sólo dos instrumentos, guitarra y contrabajo, hicieron vibrar al público. El guitarrista de otra de las bandas que actuaría, O Sister!, se unió a ellos para tocar una pieza, fue increíble y fácil saber que esto de intercambiar artistas se daría a lo largo de la noche. Joseph, Joseph, un tema tradicional rumano fue el elegido por Van Moustache para despedirse y dar paso a Jazz de Marras. Estos últimos nos presentaron su reciente trabajo Mesa para cuatro y la canción El niño azul de Manu Contreras -que no se encuentra en el álbum-. Jazz de Marras también realizaron versiones de canciones tan conocidas como Tu vuo’ fa’ l’americano que consiguieron levantar al público y al acomodador.

Después de dos días de festival, actuaciones y talleres por diversos puntos de la ciudad de Sevilla, el grupo O Sister! salió al escenario ataviados de los años 20 para poner la guinda a un pastel llamado Sevilla Swing. O Sister! comenzaron su actuación con un homenaje al musical Calle 42, pero el grupo centró su actuación en sus dos discos Crazy people y Shout, sister!, que contienen canciones de Charlie dos Pasos, Cole Porter y de las hermanas Boswell. Paul Laborda de Van Moustache se unió a ellos para tocar Rainy days de Martha Boswell.

Cuando todo y todos están en pleno apogeo y a la vez a punto de terminar, los profesores de baile Samuel y Neus suben al escenario, el espacio que queda entre el escenario y las butacas se llena de gente bailando a ritmo de swing. Para la despedida, el apoteosis. Profesores y alumnos, Luis y Manu de Jazz de Marras se unen a O Sister! para interpretar It don’t mean a thing, if it ain’t a swing y de despedirnos hasta la próxima edición a ritmo de swing.

//

Comments
One Response to “Sin entradas para ir… a los años 20”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] el éxito absoluto de la primera edición, celebrada a finales de abril de este año en varias ubicaciones, la propuesta vuelve a las andadas […]



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: