Quién dijo frío en Territorios

Diecinueve conciertos repartidos en cuatro escenarios. Esa fue la propuesta de los organizadores del Territorios este viernes y se convirtió en una auténtica gymkana para aquellos que intentaron (porque pocos lo lograron) ver siquiera unos minutos de cada actuación. Mareas de gente recorrían, en algunos casos sin rumbo, los pasillos y jardines del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo en busca de su artista favorito.

Para abrir boca, las letras comprometidas de Emiliano Domínguez “Zapata”, con citas a Benedetti y al “guerrillero heroico” Che Guevara. A unos metros, All La Glory, una joven banda sevillana con un magnífico directo que ha conseguido hacerse un hueco en los carteles de numerosos festivales este verano.

El calor en una noche casi gélida lo puso El Canijo de Jerez que, a lomos de su moto, apareció en el escenario con su repertorio farandulero para desatar la alegría entre el público más joven.  “Esto es Sevilla y aquí hay que mamar”, gritaba mientras se cambiaba de sombrero, porque eso es El Canijo, puro nervio y alegría.

Emir Kusturika también ayudó a subir la temperatura con un directo alegre, divertido, muy interactivo con el público y que salpicaba con breves notas de The pink panter theme, el famoso tema de la Pantera Rosa. Los ritmos del Este interpretados con toda una amalgama de acrobacias dieron paso al hombre más buscado de la noche: Fatboy Slim.

El ex integrante de The Housemartins montó la fiesta en el escenario principal a base de sintetizadores, beats y una demostración del poderío que le da ser uno de los padres de esto del Dance. Y danzar, danzamos, con bastantes temas comerciales y algunos de sus clásicos como Push the tempo.

En cuanto al rap, los horarios fueron el principal hándicap. Duo Kie comenzó a las 21.00 y pese al horario algo temprano llenó de público el primer escenario. Lírico dio un recital de su hegemónico ritmo, con la única ayuda de los coros de su dj y un movimiento casi melódico, solo acompañado por esas letras trabajadas que le dan nombre. Para finalizar, Rapsusklei coincidió en el tiempo con Fatboy Slim que monopolizó al respetable pero el maño pudo hacerse notar gracias a su facilidad de vocablo, reuniendo cientos de palabras por minuto al ritmo de una banda más que rodada.

El fin de fiesta vino marcado por la electrónica de Kode9 con la Red Bull Music Academy que organizó una auténtica rave de malditos en el escenario principal. Mientras, Los Rumbers amenizaban con una de sus sesiones gamberras que mezclan dos estilos muy populares por estos lares: el flamenco más gitano y la electrónica más fiestera.

Los muros centenarios del Monasterio de la Cartuja vibraron hasta el amanecer. A sus pies se acumularon kilos de basura que, con los primeros rayos de sol, los operarios se afanaban en recoger. Todo listo ya para una segunda noche de fiesta en la que actuarán, entre otros, Fuel Fandango, Fangoria o 2manydjs.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: