Una mamá en los camerinos…

Poco puedo decir aún víctima del síndrome de Estocolmo de este Territorios 2013. Mucho se ha escrito y dicho de esta edición con lo que no quiero indagar más en si cual o tal artista estuvo más acertado, mejor, en si se pisaban horarios, en la organización. Yo no soy imparcial. Al igual que no lo soy con mis hijos. Y Territorios señores, es un poquito hijo mío también. Durante casi dos meses no demasiadas personas, todo sea dicho, ponemos todo nuestro tiempo, dedicación y cuidado en hacer un festival al gusto de todos. Pero eso es imposible me temo. Y efectivamente se pisan los horarios, y se aprende, se mejora, probamos cosas nuevas, avanzamos, retrocedemos.

Para mí cada año esta lleno de momentos mágicos en el backstage, como el año que acabaron los New York Dolls y Raimundo formando un auténtico corro gitano y tocando en plan jam session mientras amanecía o ese Iggy pop dando jaquetazos, cojo perdido, para subirse en el mega coche de gama alta que lo lleve a pie de escenario (por si alguien tenía duda o no ha visto todos los anuncios que Mr. Newell protagoniza últimamente, a La Iguana no le queda ni un ápice de rebeldía punk). Y lo digo porque lo sé.

Este año me quedo con dos cosas: el abrazo de Mario y Alaska, pero no Mario Vaquerizo, si no Mario mi Mario, mi hijo. Que es súper fan de “La bola de cristal” y allí que estaba el tío pidiéndole a Olvido un autógrafo y una foto que ha dado ya la vuelta al Valdés-Leal. Lo mejor es cuando el pobre al levantarse por una cuestión de incompatibilidad de alturas, se quedó atrapado en la pechera gótica de la dama en cuestión al más puro estilo Amarcord. No sé que le habrá hecho más ilusión a mi pequeño, si la foto o ese momento de confusión semi-porno entre camerinos. Y es que con 6 años el tío se mueve por los backstages que da miedo. Este chico es carne de rock and roll de eso no hay duda. O de rap. Por que el segundo momentazo sin duda es también el de Mario subido en el escenario en el concierto de Tote (¡conciertazo de carne de gallina! No puedo decir otra cosa…) con cara de éxtasis total y tarareando todas las canciones.

En fin, como veis este año he sido muy “Mamá festivalera”. Festivalera currante pero festivalera al fin y al cabo. Espero que el año que viene más….¡y mejor!.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: