Cómo sobrevivir a un festival Volumen IV: ¿Qué me pongo?


moda festivalera

Como ahora esto de ir de festival está de moda, las revistas de estilo nos bombardean con una amplia gama de conjuntitos para pasearnos por los festivales, todos ellos con nombres súper-cool tipo “maxivestido con sandalias”, “shorts atrevidos” o “barra de labios fucsia”. Prueba de ello son estos cuatro “modelitos” que nos plantea El País, observen sobre todo la corona de plumas de la segunda chica por la derecha, absolutamente imprescindible si una quiere que le metan ficha cuervos y gaviotas en el concierto indie de turno.

En Próximo Escenario nos dejamos de tonterías y en este post os damos unos consejos para ir de festival y no morir en el intento. Sin dejar de estar “monísimas”, claro. (El próximo post lo dedicaré a la moda masculina, que nadie se enfade).

Calzado: Cerrado. Indiscutible. Llevar chanclas o sandalias es de novatas a las que todavía no han pisado el juanete hasta sangrar en ningún concierto. Me da igual si queréis llevar Converse, All Star o zapatillas del mercadillo. En cualquier caso sobre todo en la época estival unas sneakers es lo más recomendable, por cumplir ambas condiciones de cerrado y fresquito que debe tener el calzado que llevemos. Sin embargo no olvidéis las chanclas para la ducha o las echaréis de menos.

Ropa: Vamos al meollo de la cuestión: ¿Qué me pongo? Pues según mi experiencia los festivales se dividen en dos tipos, a saber. Festivales donde te mueres de calor, y festivales donde te mueres de frío. Es casi quimérico muchas veces averiguar a qué tipo pertenece el festival que vamos a ir, por mucho que miremos las temperaturas, así que he ideado un algoritmo de prendas que son nuestro “fondo de armario” festivalero.

Pantalones cortos, dos. Pantalones largos, uno. Camisetas, una por día de festival + 2 (para accidentes). Rebecas, dos. Sudadera, una. Bikini, opcional. Ropa interior, más vale que sobre que no que falte. Vestiditos fresquitos para el día, dos.

Maquillaje: Claro que hay que pintarse el ojo, aunque sea un poco, y echar el antiojeras para controlar la mala cara del día anterior, pero cuidado con cómo lo hacemos. A mí personalmente no me gusta pintarme como una puerta, si ese es tu estilo adelante. Lo imprescindible es echar las toallitas desmaquillantes o al día siguiente habrás digievolucionado a oso panda sin remedio. Una base de polvos, un lápiz negro, el salvavidas antiojeras y un poco de rímel pueden solucionar la papeleta del maquillaje sin necesidad de pasar por el tocador. ¡Importante! Un mini-espejo si no quieres hacerte la de Picasso by the face.

La guinda: Un antifaz para dormir. No valen nada y te aseguran un par de horas más de sueño en la tienda de campaña cuando los primeros rayos de sol atraviesen el sobre techo de tu Quechua.

Todos estos consejos están pensados para garantizar una experiencia festivalera “pura”, en la que podemos desde saltar en la primera fila a revolcarnos por el césped. Si lo que queréis es pasear el palmito y haceros con el ligue del verano, os remito a la corona de plumas de cuervo. Para más info podéis leer nuestros consejos sobre acampada o qué comer para sobrevivir al festival. ¡Hasta la próxima, festivaleros!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: